Incógnitas por el rinde de trigo

0

En la zona del Sudeste de Buenos Aires, las heladas del 7 y 16 de noviembre afectaron al trigo en plena floración, aunque los daños fueron dispares. Afectaron más a sectores del relieve bajos. En algunos lotes hay daños parciales en espigas, en otros hay daños más generales. Los lotes sembrados más temprano, que habían superado la floración resultaron menos afectados, al igual que la cebada. Se trata de un daño general que es muy difícil de cuantificar, pero definitivamente afectó el potencial de rinde.

Sumado a esto, se generalizaron enfermedades asociadas al daño de la helada, y una sucesión de días lluviosos provocó la aparición de fusarium, una enfermedad que afecta la calidad del grano. Durante el ciclo también hubo ataques de enfermedades fúngicas, que fueron tratadas en algunos casos con dos aplicaciones de fungicidas.

En resumen, es una incógnita el grado de afectación que provocaron todos estos sucesos en los rindes de trigo, que se despejará recién en la cosecha.

En cuanto a los granos gruesos, la humedad para su desarrollo es óptima, y si bien hubo afectación por las heladas, los cultivos se recuperaron bien y continúan normalmente su desarrollo, aunque más lento de lo normal por las temperaturas frescas.

Los precios de los granos en este último mes tanto de trigo como de granos gruesos, mostraron bajas, que afectan la ecuación aumentando los rindes de indiferencia necesarios para cubrir el total de costos.

Proyección de resultados 18/19 para la zona Sudeste de Buenos Aires

Los rindes de indiferencia para siembras en campo propio son del orden de 30 qq/ha en trigo (vs 28 qq/ha proyectados dos meses atrás), 20 qq/ha en soja de 1ª (vs 19 qq/ha), 18 qq/ha en girasol (vs 17 qq/ha), y de 50 qq/ha en maíz (vs 48 qq/ha).

Para siembras en campo arrendado, para un valor de arriendo de 9 qq/ha de soja, los rindes de indiferencia son del orden de 39 qq/ha en trigo, 27 qq/ha en soja de primera, 24 qq/ha en girasol y 63 qq/ha en maíz.

La ecuación no cambió mucho a pesar de la baja en el precio en vista de que el valor de arriendo está referido al precio de la soja, que bajó. De todas formas, con rindes bajos habrá quebrantos, y el cultivo que mejor sale parado hasta ahora es el maíz.

La cosecha de trigo es muy esperada en vista de las urgencias financieras de los productores, que necesitan cubrir deudas y financiar la siembra de granos gruesos. La calidad comercial del grano de trigo no será un dato menor, porque una baja calidad implica descuentos en el precio.

La baja de precios afectó más a las proyecciones de la soja y el girasol que requerirán rindes altos para escapar del quebranto. La campaña gruesa recién se inicia, y son muchas las variables en juego hasta la cosecha. Una es el clima, y la otra el mercado de granos, que está pendiente de la evolución de los cultivos en Sudamérica y del avance de las negociaciones en la guerra comercial entre China y EE.UU.

COMPARTIR

Sobre el autor

Márgenes Agropecuarios es una revista de periodicidad mensual con neta orientación agroeconómica, a la que se accede exclusivamente por suscripción. Es el más completo informe sobre costos y márgenes de distintas actividades agropecuarias en Argentina.

< Volver

Copyright © 2018 Márgenes Agropecuarios – Todos los derechos reservados – Tel: 011 4322-0275 – Email : info@margenes.com