La mujer y la empresa de campo

0

El medio social rural se caracteriza por el predominio masculino. Pero esto está cambiando, y hoy es común encontrar mujeres en puestos de trabajo antaño reservados a los hombres. Se analizan distintos aspectos de la participación de la mujer en la dirección de la empresa agropecuaria.

En la revista de junio 2005 publicamos el La mujer en la empresa de campo por Marcos Giménez Zapiola. En el Día de la Mujer, compartimos algunos de los principales conceptos de esa nota.

La resistencia al cambio

Incluso cuando la mujer tiene una posición de autoridad -por ejemplo, es la dueña del campo, no meramente la esposa del dueño- cuesta hacer entender a los subordinados que ella es la que manda: tomar órdenes de una mujer resulta difícil de asimilar para muchos hombres, no importa que ella sea la que paga los sueldos.

Si hay instituciones “naturalmente” masculinas, como las fuerzas armadas y policiales, que han incorporado a la mujer, será inexorable que en el campo pase lo mismo. La única incógnita es cuánto tiempo demorará.

La asesora gratuita

Es un papel que desempeñan muchas esposas por el mero hecho de estar al lado de sus maridos.

Primero, la esposa aporta una visión femenina, que complementa las limitaciones de la visión masculina de los problemas. Segundo, la esposa es parte del equipo de la empresa familiar, de modo que sus observaciones, aunque duelan o molesten, aportan al interés del conjunto.

La esposa está lo suficientemente cerca de los problemas como para conocerlos, y lo suficientemente lejos como para no dejarse llevar por el enfoque del marido.

La misma gratuidad del servicio atenta contra su reconocimiento: no siempre se valora el asesoramiento que no se paga, y menos cuando no ha sido solicitado.

La voz de la sensatez

La mujer, sobre todo la mujer de campo, se caracteriza por ser más conservadora que el varón. No es que tenga aversión al riesgo, sino que en general no está dispuesta a tomar riesgos que comprometan el patrimonio, y en particular, la tierra. Es mucho más fácil que el hombre firme una hipoteca, tentado por negocios brillantes que a veces sólo son espejismos. La mujer sólo lo hará forzada por las circunstancias. Por esta razón, es muy raro el caso de empresas fundidas por mujeres.

Como dijo un gran ganadero norteamericano, Laurence Lasater: “la mayoría de los malos negocios que hice en mi vida los habría evitado si solamente hubiera dedicado 15 minutos a conversarlos antes con mi mujer”.

La madre

A veces, la madre resta o divide: es el caso de muchas empresas familiares donde ella da y quita según sus preferencias afectivas.

Otras veces, la madre suma y construye: prepara la sucesión, dirigiendo desde las alturas pero dando tiempo y espacio para que los hijos desarrollen su potencial y se vayan haciendo cargo de sus respectivos papeles en la empresa familiar.

“Las chicas”

El papel de “las chicas” se extiende a veces a mujeres hechas y derechas, madres de varios hijos, hasta profesionales. Para que una profesional agropecuaria imponga su criterio, se requiere mucho mayor esfuerzo y fundamentación que en el caso de sus colegas varones.

Papeles protagónicos

Hay mujeres que no se conforman con ser “las chicas”, y que construyen para sí mismas un espacio central. Lo deben construir, porque a diferencia de lo que sucede con los varones, ese papel no está allí.

Cuando las mujeres logran el papel central, no tienen nada que envidiarle a sus colegas varones. Sin necesidad de convertirse en matronas de estancia, imponen un ritmo y una formalidad al trabajo que a veces brilla por su ausencia. La barrera del género (que es el nombre institucional del sexo) impone a la organización un estilo de funcionamiento donde lo que vale son las ideas, no la fuerza bruta.

Para pensar

Un estudio entre empresas del listado de las 500 mayores de la revista Fortune demostró que aquellas que tenían más mujeres en cargos directivos obtenían mejores resultados sobre el capital y mayores dividendos para sus accionistas. Es probable que si se replicara ese estudio entre las empresas de campo de la Argentina, los resultados serían concordantes.

 


La nota completa está disponible con tu suscripción a Márgenes Agro Online desde acá


Para encontrar más temas ya publicados aprovechá el INDICE TEMÁTICO y el BUSCADOR. Podes encontrar información ya publicada filtrando por categorías o palabras clave


Foto: Gentileza Adblick

COMPARTIR

Sobre el autor

Márgenes Agropecuarios es una revista de periodicidad mensual con neta orientación agroeconómica, a la que se accede exclusivamente por suscripción. Es el más completo informe sobre costos y márgenes de distintas actividades agropecuarias en Argentina.

< Volver

Copyright © 2018 Márgenes Agropecuarios – Todos los derechos reservados – Tel: 011 4322-0275 – Email : info@margenes.com